RSS

Cuando oímos la palabra filosofía nos suena a un rollo incomestible, super aburrido, como si nos lo explicase El Papa, cosas de viejos  o poetas semi arruinados, si nos vamos al origen de la palabra vemos que proviene de dos vocablos griegos Phileo (amor) y Sophia (sabiduría o conocimiento), ¿y quien no ama estos conceptos?

Las corrientes filosóficas son como La Rueda de la Fortuna, de repente está esta de moda y mañana está otra distinta, como en nuestra forma de concebir, conforme van pasando los años vamos variando y ajustando conceptos al momento adecuado o necesario

Dentro de las corrientes filosófica, hace unos 300 años AC, hubo un señor griego llamado Epicúreo, el cual creó un movimiento que buscaba una vida feliz mediante la búsqueda de placeres y eliminación de angustias, como haría El Diablo, ese sería un pensamiento que se acerca bastante al concepto de hedonismo, (hedone = placer) (ismo = cualidad)

Mi mentora, Mayma, lo explicaba a su manera, estilo Emperatriz,  para mí, de una forma muy acertada, este concepto de vida, pues era el suyo, mira Patricio, bien comido, bien cagado y bien follado se envejece muy dignamente, si no, puedes convertirte en un amargado

Por aquellas mismas fechas hubo otro señor griego llamado Zenón de Citio que fundó una corriente llamada estoicismo, cuyo pensamiento era alcanzar la felicidad prescindiendo en lo posible de los bienes materiales y de las pasiones carnales, mas o menos como El Ermitaño considerando a los primeros unos inmaduros, primarios, irresponsables, tipo El Loco

Como cartas estóicas añadiría La Estrella, una carta muy guapa, pero de rodillas, La Fuerza, tanto esfuerzo interior me agota, Templanza, a esta no me la llevo de fiesta ni de broma, La Justicia, como mi doctora, siempre amenazando, El Juicio, esas noticias repentinas que pocas veces suelen ser buenas, y la Sacerdotisa, como el portero de mi finca, siempre controlando y organizando como si fuese el amo

De cartas epicúreas añadiría a Los Enamorados, ¡ostias!, ¡cuantas mozas!, ya no se para donde mirar, al Mago, los recursos para unirse a la fiesta, coger el Carro, e irnos a mover el Esqueleto a la discoteca La Torre, hasta quedarnos Colgados

¿Qué soy un inmaduro? Eso dicen los estóicos

Patricio

 

Deja un comentario