RSS

Mucho tiempo me pregunté sobre el personaje angelical del arcano Los Enamorados, ¿y ese quien es?, ¿Qué pinta ahí?, lo que leía de otros autores no me satisfacía en absoluto, “el espíritu o la energía de una cosa rarísima que parecía al alcance de los demás solamente, era como una asignatura pendiente que arrastras de curso a curso, este es el argumento de quien es, Cupido, si, ya se que se te había ocurrido hace mucho tiempo, pero ¿Por qué está ahí?, ¿Cuál es el mensaje?, ¿Mañana me voy a enamorar de Laurita?, ¿Laurita se va a enamorar de mi?, sin duda, a los diseñadores del tarot les importaba un pimiento Laurita y Patricio, tiene que ser mas, mucho mas.

La carta de Los Enamorados se puede relacionar con muchas cuestiones pero si tuviese que elegir una, la primordial seria que es una carta de elección, la Y pitagórica, un camino, dos senderos, elegir es lo primero que hacemos cuando somos conscientes, nos pasamos la vida eligiendo entre opciones que afectan a otras elecciones o alternativas, un hombre, dos mujeres, dos posibilidades, o una mujer y dos hombres, lo mismo, una cuestión y dos posibilidades., las que sean y de lo que sean.

Bien, a esto le apliqué la ley de las repeticiones, siempre hay algo que se repite de alguna manera, pero ahí es donde estaba ciego temporalmente, hasta que caí en la cuestión, todo se repite, ¡hasta lo que falta!, ¿y que le falta al ángel para ser Cupido!, ¡la venda en los ojos!, ¡ostias, colega!, ¡como a La Justicia!..

¿Y como relaciono al arquero con la decisión?, bien, Cupido tenía dos tipos de flechas, las de punta de oro y las de punta de plomo, las de oro traían el amor y las bendiciones, y las de plomo el odio, el rencor y cuestiones negativas.

La Cuestión es: ¿y con que tipo de flechas vas a afrontar la cuestión?, con flechas de oro o con flechas de plomo, porque el ángel de la imagen lleva flechas, entonces le tienes que aplicar su homónima en la repetición, La Justicia, para escuchar la respuesta, “Con equilibrio”, no puedes afrontar una decisión con flechas de plomo de odio o rencor, de consejos interesados, de verdades ocultas o de intereses o puntos de vista de terceros.

En definitiva, ¿Quién es ese Cupido?, ese cupido eres tú y soy yo cuando vamos o estamos tomando una decisión, de lo que sea, solo tenemos que elegir el tipo de flechas que vamos a usar para ello.

Patricio

 

 

Deja un comentario