RSS

¿Por qué estás arrodillada mi dama?, ¿quien te ha hecho estar en esa posición?, ¿tu misma? ¿los demás?, ¿entre todos un poco?, ¿por que está triste tu semblante?.

Aunque no solo es triste, es cara de conformismo, la sensación que si tú no vas a purificar la cosa, aquello podría tener otro final, si,si, purificar, ¿Qué está haciendo la dama que verte sus líquidos en el río?, verter en el mismo el amarillo de la inteligencia y el azul de buen rollo. que algunos llaman espiritualidad, ninguneándose a si misma por el bien común, en un río que baja bravo, purificando sus aguas, haciendo de filtro para que aquello, lo que sea, no afecte en el futuro, o sea, aplicación práctica, persona que arrastra con problemas de los demás, como si no tuviese bastante con los suyos, o persona que le toca interceder, aún contra sus principios algunas veces para que haya paz, es uno de los motivos por los que está arrodillada.

Se siente sola, nadie reconoce sus esfuerzos, sus sacrificios, sus renuncias, para los demás son inexistentes, te dicen que son fantasías, lo malo es que acabas creyéndolo, y te quedan las obligaciones, las preocupaciones, si tú no estás, aquello no funciona.

Desnuda, sin nada que esconder, enfrentando las cuestiones en soledad, esa soledad que siente el alma aunque estés rodeado de gente conocida, mirando siempre de frente, se muestra como es, ladeando la cabeza, signo de debilidad, muestra su yugular, y el depredador se cebará en ella.

Una dama con estrella, pero no reconocida, si no, no estaría sola y de rodillas, una estrella brilla en especial, destacando sobre las demás, el mismo color que sus jarras, el mismo espíritu, la misma conexión, a misma forma de ver las cosas, ella en la tierra, la estrella en el cielo, lejanos, ¿podría ser el verdadero amor lejano?, podría, la otra parte de tu alma, aquella persona que te hace vibrar, no, lo primero es la obligación, de momento de rodillas, después ya veremos.

Patricio

 

 

 

Deja un comentario