RSS

Todas las religiones o formas de pensar tienen puntos en común, eso es inevitable, pero identificar a la brujería con el satanismo es un error.

Para relacionar el tema del Diablo con la brujería, tenemos que hacer un viaje en el tiempo y volver a la edad media, cuando la iglesia clasificó como diabólicas las reuniones que no tuvieran relación con cuestiones puramente cristianas.

Cualquier celebración festiva que no fuese adoptada por la iglesia, se la catalogó como maligna, y cualquier otra forma de culto que tuviese un objetivo diferente de Dios, La Virgen o Cristo tenía que ser diabólico por fuerza, entre ellos los cultos lunares de los campesinos.

En tales cultos eran utilizados unos símbolos representativos, en forma de vaca, gallina, oveja o cabra, predominando los de ovejas y cabras pues eran los mas numerosos, la cabra se erigió como principal símbolo de los cultos lunares, los cuales incluían festejos y danzas, en cierta forma muy parecidos a las fiestas que hacían los gitanos junto a sus hogueras, resultado: La cabra es la representación del diablo, un ser con cuernos y patas de macho cabrio.

Es importante recordar que la brujería es algo que nace de dentro, instintivo, con conocimientos transmitidos de generación a generación de forma oral, para el satanismo hay una instrucción, una preparación, y en aquellos momentos históricos quien tenia acceso a obras de consulta, aparte que eran los que sabían leer. era el clero, y no han sido pocos los clérigos que se salvaron de la hoguera por el apoyo de nobles que les acompañaban en sus rituales de cruces invertidas, vírgenes violadas y sacrificios humanos, entre otras barbaridades, de “brujas” se salvaron pocas.

El satanismo sigue proliferando hoy en diferentes grupos, teniendo entre ellos diferentes formas de ver al diablo, hablaremos de ello en otra publicación.

Como ejemplo ilustrativo, la shuvani (bruja gitana), jamás, y  jamás quiere decir jamás, tendrá nada que ver con el diablo, en cambio su magia es poderosa.

Brujería y satanismo van por caminos separados y muy distantes entre si, aunque a veces, por desconocimiento se pueda confundir.

Patricio

 

 

Deja un comentario