RSS

A veces el Tarot puede ser algo complicado, cogemos unas imágenes del renacimiento y las interpretamos con mente siglo XXI, añadiéndole de paso nuestros propios prejuicios o lo que nos han enseñado al respecto haciendo una lectura chiripitifláutica, en lugar de una lectura seria-

Pongamos un ejemplo, recibimos a un señor llamado Ramón, 45 años, casado, está teniendo unos coqueteos con una compañera de trabajo, su consulta es sobre este tema, ¿tendrán un romance muy pasional?, ¿se enterará su esposa?.

A quien hace la lectura este punto puede parecerle deplorable, ¡pobre esposa!, este tío guarro está siendo infiel, hace una tirada de cuatro cartas, Los Enamorados, La Muerte, El Diablo y La Torre, lectura: En efecto te estás enamorando, una relación que cortarás pronto, la cual solo prima el sexo y su final es catastrófico, entonces llorarás amargamente esta decisión, de paso le pega un poco la bronca con cuestiones éticas.

¿Le ha hecho una lectura? Desde luego, pero ajustada a su forma de pensamiento, ¿esa lectura se acaba ahí? Para eso hubiese sido igual ir a confesarse y escuchar la reprimenda y el sermón, ¿para eso ha ido esa persona a consultar?

Veamos una segunda opción de lectura, de un tarotista mucho mas liberal, te has encoñado porque el ambiente de tu casa te parece monótono e insulso, y esta nueva moza te da vidilla, será algo rápido, cortando estructuras de comportamiento, teniendo unas relaciones sexuales plenamente satisfactorias, porque un aire ya te tocaba, hasta te ha cambiado la cara, ¡ostias, colega! si hasta me lo confirma la última carta, eso va a ser pasión de la buena, después tendrás que retroceder a la primera carta y tendrás que tomar una decisión.

Tengamos en cuenta el orden numérico, en todo momento va en ascenso, una de las normas internas del tarot es que las cartas van mucho mejor cuando van en ascenso que en descenso numérico, esta idea va con el conjunto de lo denominado estructura interna del tarot, dentro de los principios básicos, personalmente estoy más cerca de la segunda lectura que de la primera.

Patricio

Deja un comentario