RSS

Barcelona, principios de siglo 20, corre el año 1.912 la ciudad está conmocionada, están desapareciendo niños, llevamos mucho tiempo así, la policía no da con el culpable y el temor se cierne sobre la ciudad.

Una niña mas ha desaparecido, Teresita Guitart, la noticia corre como la pólvora, una mujer llamada Claudia Elías, una de aquellas mujeres que se pasan la vida fisgando lo que hace el vecino vislumbra a través de la ventana de su vecina Enriqueta Martí la cara de una niña con la cabeza rapada, antes solo había visto a dos, un niño de unos 5 años llamado Pepito y una niña mas o menos de la misma edad llamada Angelita, lo comentó con el colchonero, quien a su vez dio parte a las autoridades, de ahí surgió la pista.

Con la excusa de una denuncia interpuesta contra ella por tener gallinas en casa, se presentó en la misma el brigada Ribot con dos agentes irrumpieron en su domicilio encontrando en el mismo a Teresita y a Angelita.

Durante el interrogatorio y posteriores registros se descubrió el horror, Angelita había sido raptada a su propia cuñada diciendo que la niña había nacido muerta, La misma Angelita había visto con sus propios ojos como Enriqueta había llevado a Pepito a la cocina, lo había puesto sobre la mesa y lo había asesinado con un cuchillo, lo único que la salvó fue meterse en la cama y hacerse la dormida.

Estando las dos niñas solas, cogidas de la mano, habían entrado en las habitaciones que teniían prohibidas y habían encontrado entre otras cosas un saco conteniendo las ropas ensangrentadas de Pepito así como un cuchillo también cubierto de sangre.

Eso fue el principio del horror, se hallaron en otras viviendas que habitaba Enriqueta varios botes, palanganas y frascos conteniendo sangre, diferentes mantecas hechas con grasa infantil, trozos de huesos y otras barbaridades.

Los niños eran secuestrados y ofrecidos sexualmente a personajes pudientes de la época, se encontró un librito con una serie de nombres de personas influyentes que soliviantaron al pueblo aunque las influencias de los mismos hicieron que no se desvelase el mismo, cuando los niños dejaban de tener su utilidad eran sacrificados para obtener así su ultima utilidad.

Asimismo se encontró otro libro encriptado por la misma Enriqueta conteniendo entre otros, fórmulas para hacer pociones y otros brebajes con diferentes partes de los desgraciados infantes.

El pueblo estaba furioso, clamaba justicia, pero no tuvieron el placer de contemplar la ejecución, Enriqueta murió en prisión, a consecuencia de una brutal paliza propinada por varias reclusas, seguramente si yo hubiese estado allí también hubiese participado en el linchamiento.

Patricio

En la foto, Enriqueta, Teresita y Angelita

 

Deja un comentario