RSS

En el Libro El arte de atrapar marido, publicado en 1890 la gitana Azucena dividía a los hombres en dos grupos, los cuales a su vez, subdividía, aparte de actualizar algunas palabras, he identificado a cada uno de los componentes de cada grupo con una de las cartas del Tarot
Primeramente hay dos grupos principales, los discretos y los tontos
Los discetos se subdivide en cuatro grupos:
Los espiritualistas
Difíciles de comprender y fáciles de amar
Carta: El Loco, va a la suya, esta en sus mundos, te arrastra con su energía
Los positivistas
Siempre ven la parte buena, son demasiado inocentes a ojos de los demás
Carta: El Mago, tiene la capacidad de transformar el punto de vista
Los tenorios
Peligrosos y fáciles de vencer, según con la que tropiecen
Carta: El Carro, intentara deslumbrarte con sus encantos
Los gangueros o gorrones
Son los mas ladinos y de peor intención, taimados y muy amigos del buen comer y no escotar
Carta: El Diablo, muy ameno y muy tardo en sacar la cartera, puede ser fascinante
Para este primer grupo lo que se necesita es mucho sentido común y estar muy alerta
En los tontos hay mucha mas variación:
Los memos
Se les doma con un poco de halago
Carta: La Emperatriz al revés, no se enteran de nada, van a la suya, gruñones por naturaleza
Los brutos
Carta: El Arcano sin Nombre al revés, arrasan con todo sin mirar lo que arrasan, no tienen medida, se descontrolan
Los idiotas
Carta: El Juicio al revés, siempre cagándola, y además se creen unos iluminados
Tanto para los brutos como para los idiotas se recomienda mucho latigo en su doma
Los necios
La doma se realiza aplicándoles su propia medicina, la simpleza
Carta: El Emperador al revés, es un don nadie y no se ha enterado, y en su imaginación se cree El Emperador
Los que tiran a picarillos, tiran la piedra y esconden la mano
Carta: La Justicia al revés, la balanza torcida, “me han dicho de buena tinta…..””a mi no me gustan las broncas, pero…..”
Los petulantes o sabelotodo
Carta: El Ermitaño al revés, llegan de nuevos y a los 5 minutos ya saben mas que todos de todo sin tener el menor conocimiento de nada
Tanto a los que tiran a picarillos como a los petulantes se recomienda una doma pasándoles la mano por el lomo
Los mamarrachos, los que no saben estar
Carta: La Torre al revés, al final siempre se dan de morros
Doma: un golpe de serreta de vez en cuando
Son siete clases distintas que solo se diferencian en la forma, pues en esencia son animales domésticos, y además suelen ser buenos maridos.
Nota bibliográfica
El arte de atrapar marido por la gitana Azucena y el mismímo Menge Madrid 1890

Patricio

Deja un comentario