RSS

la carta: El Carro: Mi viaje por la realidad, mensaje de la carta: ¡Súbete al carro!,es una carta flexible, de desplazamiento, vamos a….., ya esta bien de teorizar y de imaginar proyectos que nunca empezamos, vamos a ponernos en marcha, ya estas preparado, porque o te pones en marcha o no lo harás jamás, nunca te veras lo suficientemente capacitado, toda decisión que se aplaza mas de 48 horas, por no decir 5 minutos, es muy difícil después ponerla en practica.
Voy a hablar solamente un poquito de cuatro detalles de la carta para ilustrar el mensaje.
La corona: Es una corona totalmente abierta, es una corona receptiva, junto con la juventud del rey, hace unos días identificábamos su juventud con nuevas ideas, nueva energía) nos indica apertura de mente (la corona la lleva en la cabeza), es posible que necesitemos otros ángulos de visión, otros puntos de vista.
Los caballos: uno, el masculino tiene tendencia a seguir un camino programado, el otro, el femenino le va rectificando sutilmente, dándose cuenta mas de lo que pasa a su alrededor y readaptando el trazado original según las circunstancias que se va encontrando durante el viaje, no son una pareja perfecta, pero van avanzando, que es lo importante
Las mascaras: Es uno de los motivos mas interesantes y mas polémicos, ¡el príncipe llega y conquista porque sabe manejar perfectamente las mascaras que lleva en los hombros!
El príncipe se guarda mucho de decir lo que piensa, lo que siente, lo esconde detrás de una mascara, que para eso las lleva, para usarlas, no dice “es que yo soy así” “al que no le guste que no mire” “yo digo lo que pienso” o cosas por el estilo. Con ese pensamiento no progresara ni conquistara nada en la vida, El Carro nos pide flexibilidad, que seamos adaptables, que no dejes de ser tu, para eso están las mascaras, sin mascaras no hay progreso ni hay conquista, me convierto en aquel que no hace falta consultarle por que es de ideas fijas, ya se sabe lo que piensa y lo que va a decir, sin mascaras estamos expuestos al peligro y al dolor, cuando nos olvidamos la mascara en casa es cuando nos dan palos, perdemos la magia, dejamos nuestra yugular al descubierto.
Si no fuesen tan importantes no estarían tan a la vista, lo siento, pero es la pura realidad, otros dirían la puta realidad, así lo veo yo.

Patricio

 

Deja un comentario