RSS

Esta palabra es una de aquellas que van quedando en desuso aunque incomprensiblemente cada vez hay más personajes dignos de llevar este letrero.

Para quienes desconozcan esta palabra nada mejor que el Diccionario de la Real Academia Española, habla de un personaje sin honor, perverso, maquiavélico, sin escrúpulos, embustero y despreciable, alguien que se dedica a vivir de los demás, engañándoles o estafándoles.

Hay una teoría muy curiosa que dice que la palabra rufián proviene del italiano “ruffiano” que a su vez deriva del latín “rufus” (pelirrojo), y ese era el color que solían usar las prostitutas romanas, con lo cual el chulo era el rufián.

Rufián, también lo podría aplicar a quien entra en tu página de face solicitando amistad y cuando se la das se va dirigiendo a todas las amigas para ver si le encaja su cuento, argumentando que es amigo de uno las lía y les saca el dinero, encajaría perfectamente con la definición del diccionario.

¿Qué doy la amistad a quien la solicita?, pues si, pero eso no creo que sea un error, en tres años que llevo en esto solo he encontrado a 12 personas merecedoras del término “basura o piltrafa”, los demás han sido personas normales, muchos de los cuales me han aportado mucho, ahora bien, ¿amigos de conocernos y hablar con asiduidad?, 30 como mucho, los demás no tengo ni idea de quien son, por eso cuando me dicen: es amigo tuyo, ¿mío?, ni idea de quien es ese personaje.

Todo el que me lee es conocedor del concepto oriental del karma, pues bien, junto con este concepto hay otros, como ser confiado es el primer paso para que te jodan y estos desaprensivos juegan con unas ilusiones que destrozan almas.

Si alguien te propone algo argumentando que es mi amigo, amigo mio no es, no necesitamos la amistad de nadie para presentarnos, cuando me dirijo a alguien por primera vez me presento, digo lo que hago y que es lo que necesito o para que me dirijo sin necesidad de mentar a nadie.

Cuidado con los rufianes, hay muchos sueltos por ahí.

Patricio

Deja un comentario