RSS

 

¿Quién no ha hecho tiradas de amor?, es una de las preguntas clásicas, y mas o menos todas se adaptan a una respuesta, en las seis primeras, El Loco podría ser aquel personaje rebelde que tanto te gusta, El Mago aquella persona que te atrae por su diversidad de habilidades, entre ellas, sexuales, La Sacerdotisa, con la pinta de casta que tiene y lleva un falo de hombro a hombro, tan sosita no debe ser, La Emperatriz, sensual por naturaleza, su arte es la seducción, El Emperador, mostrado bien “su cetro”, pueden ser unos personajes apetecibles en la cama en un momento dado.

¿Y El Papa?, a este personaje, el lado sexi no se lo veo por ninguna parte, un tema que le di vueltas largamente, pues todo lo que leía o preguntaba no acababa de satisfacerme, una sensación de “si, pero no acabo de tenerlo claro”, hasta que me pasó lo siguiente, de esto hace ya unos años.

Había una moza que me gustaba bastante, habíamos quedado alguna vez para comer y posteriormente para cenar juntos, una cena sin mas, conversación y punto, el placer de la compañía, la chica empezó a interesarme y le pregunté a Mayma por el tema, pues la cosa coincidió en mi tiempo de aprendizaje, hubo un punto de la tirada que fue muy interesante: a ver como te ve ella a ti.

Ese punto fue especialmente atractivo, ¡y salió El Papa!, movió la cabeza en signo negativo e hizo una sonrisa medio amarga, te ve como amigo, como fuente de información, ¿Cómo amigo?, ¡dios mío!, qué cosa mas horrible, cuando tus intenciones son otras.

Aún y así tiré para adelante, pues con la duda no me quedaba, y tal cual había dicho la mentora, tal cual fue la cosa, quedándoseme cara de tonto mientras me preguntaba, ¿por que no habré hecho caso?, este mal rollo que me hubiese evitado, pero por otra parte contento, pensando ¡ostias!, ahora ya le encuentro significado al arcano en ese punto justo.

A veces necesitas pasar por alguna experiencia para llegar a comprender a un arcano, una cosa es lo que otros digan de él, y otra que lo vivas tu en propias carnes.

Patricio

 

Deja un comentario