RSS

Las cartas del tarot no son buenas ni malas, todas tienen lado positivo y negativo, decir que una carta es buena o mala no es acertado.

El Papa podría representar al sabio, la experiencia, el que marca el camino, la enseñanza, el maestro, desde luego, pero cuando lo veo no me produce ninguna de esas sensaciones que dicen los libros.

A este tipo le tengo una manía especial, es aquel que de esta forma al pobre arcano?

Imagina por un momento que tienes un hijo de unos 10 años cuando sale me jode la tirada, le tengo mas que manía, pienso que es al malo del tarot, ¿en que me baso para calumniar, tienes una urgencia y no tienes mas remedio que dejarlo a cargo de uno de los dos vecinos que tienes, en el piso de arriba vive El Papa y en el de abajo El Diablo, en principio tiene mejor pinta el de arriba, porque el de abajo soy yo, y solo le voy a enseñar cosas inadecuadas, hacer trampas con las cartas, abrir cerraduras con ganzúa, hacer palomitas con dos móviles, hacer un ruido ensordecedor con el plástico del paquete de tabaco o un cohete con cuatro cerillas.

Pero ¿y el de arriba?, es aquel que nunca pensarías mal, ¿Cómo podrías?, va vestido de Papa, su mano está haciendo la bendición papal, la cual reproduzco en imagen foto 2, la mano y su sombra, pero cuando el papa maldice a alguien, lo nombra anatema (maldito) y lo entrega a Satanás, entonces la forma de la mano cambia, foto 3, así como su sombra, curioso eh.

Por otra parte, si hay un pederastra en el tarot es este personaje en su parte mas negativa, hagamos una pregunta cruel, ¿el profesor me tocaba cuando era pequeño? apliquemos la ley de las repeticiones, vemos que el alumno de la izquierda tiene el mismo peinado que el personaje que está de espaldas en El Juicio, entonces descubro una cosa, si pongo El Juicio debajo y El Papa encima, la mano del alumno coincide con el culo del mismo personaje que se repite en El Juicio.

¿Se me ha ido la olla con la exposición?, no se, pero a mi me sigue pareciendo muy sospechoso, y no, no me gusta.

Patricio

 

 

Deja un comentario