RSS

 

Todas las cartas del tarot tienen varias lecturas, varias visiones, no hay cartas buenas o malas en si, aunque personalmente unas me caigan mejor que otras, todo es un depende, mi carta favorita puede convertirse en una muy mala noticia o viceversa.

Se identifica a la carta con la realización, pero ¿la realización de que?, porque a veces eso de la realización es una cosa un poco abstracta, pienso que en algunos conceptos deberíamos ser un poco menos tradicionalistas y llamar a las cosas por uno nombre o conceptos que entendamos todos.

¿Qué vemos en la carta? Una mujer haciendo equilibrios dentro de un huevo rodeado por una corona de laurel, encima de un libro, como la sacerdotisa, el cual está apoyado en un huevo envuelto para regalo.

En sus extremos está rodeada por varios seres que custodian y cuidan de ella, un ángel, un águila, un buey y un león, así se encuentra, en un lugar de seguridad, podría haber sido creado para ella, si no ¿Qué sentido tiene?.

Me recuerda aquella canción de de Led Zeppelin: “Hay una dama muy segura de lo que todo lo que reluce es oro y está esperando una escalera al cielo”

¿Qué tiene la carta? Muchas cosas, muchos detalles, pero si miro a la dama de la carta, danzando dentro de un huevo, pero dentro de sus límites, ¿que le falta? Sin duda una palabra, la mas importante LIBERTAD.

Por una parte ya está bien dentro de su huevo, parece contenta, claro, está dentro de su zona de confort, dentro de sus límites, me recuerda a mi en tiempos pasados, hasta que llega un momento en tu vida que dices: a la mierda con tanta tontería, me ahogo, estoy viviendo una vida que no me corresponde, rompo el huevo, me cargo la corona de laurel, cojo al equipo, ángel, águila buey y león y los envío a paseo y vuelvo a respirar, a ser yo.

Respirar, moverse con libertad, hacer lo que a uno le de la gana, y vivir, sin importar ni el que dirán ni el que pensarán, dos cosas que para vivir deberemos tirar por el retrete, huir como desesperados del concepto rebaño, en definitiva, despertar.

¿y que es despertar?

Patricio

 

 

 

Deja un comentario