RSS

Le habían enseñado a quererse tal y como no era. …A veces pensamos que una bofetada, conlleva un daño muy fuerte, pero ¿qué ocurre con esos mensajes descalificativos que a veces estamos recibiendo desde niños e introducimos en nuestro cerebro como si fueran una porción de adn, que va con nosotros, que normalizamos, incluso hasta llegar a creérnoslo?.

A la hora de hablar de maltrato, pensamos de inmediato en esa violencia física o psíquica que un maltratador ejerce sobre su víctima. No obstante, existe otro tipo de maltrato “sutil” del que, en ocasiones, no somos tan conscientes y que, poco a poco, nos acaba destruyendo por dentro. Son mensajes que hemos ido recibiendo desde pequeños, puede ser por parte de nuestros padres, amigos, ya de mayores, pareja…e incluso llega a condicionar las relaciones que establecemos socialmente.

Un simple, eres un “inútil”, o no vales para nada, todo lo haces mal, eres fea,….esas acusaciones van conformando nuestra forma de actúar y de hacer que nos convirtamos en personas que realmente no somos, hay un gran potencial por detrás de todo eso, pero a lo largo de escucharlo una y otra vez, has llegado a grabarlo en hierro sobre ti y hace que actúes como tú no eres, sino como te han enseñado a ser. Este tipo de maltrato llega a hacerte una persona insegura y con baja autoestima.

Esta violencia sutil o encubierta es imperceptible a la vista, sin embargo, puede causar graves daños y dejar huellas muy profundas y difíciles de superar. Las marcas de la violencia física cicatrizan pero ¿qué hacemos con las heridas del alma?, ¿Cómo puede ser que las amenazas, la burla y la humillación formen parte de los vínculos amorosos de una pareja o cualquier otra relación que establezcamos?, porque una vez que estás tocado por este tipo de juego psicológico vas a aprender a moverte así con todas las personas que conozcas.

Así que, tenemos que tener nuestros sentidos muy atentos para percibir lo que nos está sucediendo, pues podría ser algún tipo de violencia camuflada con tintes de ’me preocupo por ti’ ¡Debemos estar atentos! Si algo nos hace sentir temor, vergüenza o incomodidad, es violencia”. No dejan de ser ataques invisibles, pero que se pueden hacer muy visibles, en nuestra forma de actuar, de ser, de moverme con los demás… haciendo que no dispongas de la adecuada inteligencia emocional para establecer relaciones saludables. … Por lo tanto, no olvidemos nunca… que la verdadera belleza es una actitud. Y que una persona es increíblemente preciosa… cuando es auténtica. ¡Sé tú, y no lo que los demás te hagan creer, amándote todos los dias!.

Diana Jiménez Toledo

 

Deja un comentario