RSS

 

Voy a dar tres visiones del Emperador, una en su parte positiva y dos en su parte negativa, identificándolos, como estos días, con familiares míos, gran familia, gran variedad de especímenes, solo hay que verme a mi como muestra.

Siempre se ha visto entre otras cosas al Emperador como figura paterna, entre otros significados, yo también lo veo así en mi padre, teniendo en cuenta su vida plagada de enfermedades graves, siempre ha mostrado valor para vivir, coraje delante de los problemas, entereza delante del dolor, firmeza ante cualquier intromisión en cuanto a su núcleo familiar mas íntimo, si alguno de la casa no te gusta ya puedes irte por donde has venido, aquí se viene a construir.

La vez que le he visto mas enfadado, fue en una ocasión, hace ya muchos años, en el que un hermano de mi madre la criticaba por estar demasiado tiempo en el baño acicalándose, fue casi como si se hubiese convertido en Hulk, lo que le llegó a decir fue muy novedoso para mi, pues siempre había visto al ser trabajador y amoroso cuando estaba bien, cuando no lo estaba, sufría en silencio, pero con este tío, igual que El Emperador, “a la próxima te echo a la puta calle y aquí no entras mas, payaso”, ese es el Emperador, el que cuida y admira a su Emperatriz, lo veremos mejor cuando compare ambas cartas en otra publicación.

El Emperador en negativo, el dictador, el que piensa que el fin siempre justifica los medios, sería para mi, otro tío, cuñado de mis padres, le recuerdo de pequeño, con el cinturón en la mano, pegándole a sus hijos, el recuerdo mas nítido es el terror que sentía yo en aquel momento, a mi, nunca me tocó, insultando a su mujer, sin pegar brote en casa, hasta las zapatillas hacía que le trajesen, y no le llevaras la contraria en algo o podías tener un problema.

El Emperador en negativo, el calzonazos, lo contrario al dictador, pero en la otra punta del otro extremo, ahí veo al marido de una prima que no se mueve sin una orden, si no, está quieto viendo la tele, ¡ah, la tele! ¡Que sería de nosotros, pobres humanos sin tan fantástico adelanto!, le preguntes lo que le preguntes, la respuesta siempre es la misma,: “pregúntale a Lolita, a ver que piensa ella”, “a mi no me metas en lios”.

Este arcano es como todos los demás, tiene sus partes, tanto buena como menos buena, recordar que es solo un ejemplo para ir familiarizándonos con los arcanos.

Patricio

 

Deja un comentario