RSS

a1111

Hace ya tiempo que me apetecía hablar de este tema, el ego, esa cosa tan horrible que se puede apoderar de nosotros para condenarnos a los infiernos.
¿tan malo es el ego? Pues yo creo que no, pero asi de claro, NO, lo que creo que es malo son los extremos, como todo, sin ego todavía estaríamos en otra época mas atrasada, no tendríamos monumentos, no tendríamos arte, no tendíamos inventores ni….tantas cosas
Yo cocino, y cuando estoy dos horas preparando un plato, lo menos que espero es algún halago, me sube la moral, me siento gratificado, me motiva y hace que me siente mejor la comida, ¿eso es malo?, o cuando he acabado una actuación de ilusionismo y me aplauden, y me gusta, me emociona y me motiva para seguir, ¿eso es malo?
¿Quién me dice normalmente que eso es malo? El que como no estés hablando de el, te interrumpe cada 5 minutos, el que no soporta que se hable bien de nadie, el que lo sabe todo y su conocimiento solo es superficial, el que tiene que ser el centro de atención de la mesa, el que me dice: ya te lo dije, ya lo veía yo venir, el que parece que escucha, pero solo escucha si hablas de el, el mediocre, que no soporta que nadie brille menos EL.
Yo, tengo un hijo, si tengo que elegir un extremo, elijo que sea un ególatra acabado, solo tendré el problema de tener un hijo estúpido y atontado, que un día se quedara solo sin entender por que, pero entonces yo no estaré y no lo veré, con lo cual, no sufriré, pero si se ha quedado sin ego, se ha quedado sin autoestima, con lo cual es presa fácil de la depresión o cualquier cosa peor, y me hara sufir lo indecible.
En una época de mi vida, tuve una depresión, es una cosa horrible que no sabes muy bien como viene, ni por que se va, solo sé que cuando viene, tu autoestima esta por los suelos, y cuando se va, es como la carta del juicio, te da un algo que te hace reaccionar, en mi caso fue cuando vi el primer número de la revista Cosmopolitan. que llevaba una plaquita que decía “tu si que puedes” pues fue aquella tontería lo que me hizo hacer un reset y cambiar el chip .
Aprendamos a querernos un poquito más, y no estaría de más pensar en aquel niño que una vez fuimos, y preguntarle a el, que podemos hacer para que nos suba un poco la autoestima. dale algo que en su momento no pudiste.
Patricio

Deja un comentario