RSS

Este escrito contiene spoiler

En esto de la muerte nunca se sabe, uno piensa una cosa y muchas veces pasa otra distinta, pero por pedir o desear que no quede, ¿y a mi cuando me gustaría morir?, hay una fecha que me ronda ya hace tiempo por la mente, y empieza por 7, ¿en esa década?, puede ser, ¿El Carro?, tirando para adelante, conservando mi vigor.

Hace un tiempo vi una película que me impactó en gran manera, pues me siento totalmente identificado, el protagonista es un actor mundialmente conocido, mayormente como asesino caníbal y como partenaire tenía a una hermosa mujer de unos cuarenta  años, hay una escena que he redecorado a mi manera en la que el protagonista está con un amigo de su edad, el cual le está aconsejando no hacer el ridículo en un momento dado, en la cama, pues la diferencia entre ambos es de unos 30 años.

El protagonista le responde: no hay problema, tengo unas pastillas que me tienen de lo más contento, ¡cuidado!, eso te puede hacer un trissss en el corazón y ya sabes, para el otro barrio.

¿Si?, ven, te voy a llevar a un lugar, y se dirigen a un geriátrico, ¿ves?, están muy bien cuidados, estamos todos en unas edades parecidas, todos nos estamos muriendo, cada uno a su manera, ¡míralos!.

¡Mírame a mí!, lo veías sonriente, con gafas de sol, moreno, con sombrero de paja, pero elegante, y una camisa blanca, medio desabrochada que parecía diseñada para él, ¿Y cuando me quiero morir?, ahora, mañana, el mes que viene, cuando el creador me reclame, peri si puedo elegir, en brazos de esta mujer que viene por tu espalda, sonriéndome, que es la mía.

En la vida es algo muy importante el factor suerte, pero quizás en la muerte igual, o más, no en la muerte en sí, si no en el buen morir, porque si lo piensas bien, la muerte es el menor de todos los males, te mueres y ya está, todo ha dejado de tener importancia.

Hay una frase de Antonio Machado que está entre mis frases favoritas: La muerte es algo que no debemos temer, porque mientras somos, la muerte no es, y cuando la muerte es, nosotros no somos.

Las cosas raras que hace escribir el calor ¡eh colega!

Patricio

Deja un comentario