RSS

Si hay un personaje que nos llama especialmente la atención a los neófitos en el tema del vudú es sin duda el barón Samedí.

El barón Samedí es un loa, o sea lo primero que tenemos que saber es ¿qué es un loa?: en la religión vudú se denomina loa a los espíritus que intermedian entre los humanos y el mundo sobrenatural, en cierta manera podríamos decir que parecidos a los ángeles en el cristianismo, pero con una diferencia, a los loa se les sirve, a los ángeles no.

Imaginemos que estamos de viaje en Haití, hemos sobornado al guía, cosa normal allí y nos van a llevar esta noche a un ritual del barón Samedí, este personaje es el loa de la muerte, se le representa con cara blanca, un sombrero de copa, traje de chaqueta negro, cuencas vacías en lugar de ojos y una especie de tapones de algodón que tapan los orificios de su nariz.

Por la noche nos llevarán al cementerio, en todos los cementerios hay una tumba del barón Samedí, pero solo los del pueblo saben cual es, ¿para que?, para que los forasteros no la profanen de ninguna manera posible, normalmente se reconoce por su gran cruz y suele ser la primera sepultura que se realiza.

El ungán del lugar,  un ungán es una especie de cura, sacerdote, o intermediario del lugar mas prestigioso o que la magia es mas fuerte, vemos a un hombre vestido de rojo que quema un papel en unas velas al lua Gran Camino para que autorice el paso hasta el barón Samedí, hay mas cuestiones, como la intervención de otros luas, pero complicaríamos mucho el escrito.

Esta noche van a hacer algo especial, van a hacer un amarre, y un ritual de justicia, primero el amarre,  ponen unos palos de pino con el nombre de alguien para hacer el amarre, o sea, amarrar a una persona para que no deje a otra, el ungán pone unos polvos especialmente fabricados para este menester, cada ungán suele preparar sus propios polvos, que pueden ir desde los polvos curativos hasta el polvo zombi

Vemos que el ungán derrama ron y gasoil cerca de la tumba y le prende fuego, sirve para calentar a los espíritus, que suelen vivir en el agua y siempre tienen frío, para que le acompañen en sus peticiones.

Ahora ya con el ritual de justicia,  sacan dos muñecas una roja y otra negra, para que el barón Samedí imparta justicia entre dos partes y mande su maldición a la culpable, vemos asombrados que el ungán, cuando es poseído por el barón Samedí tiene el poder de comer cristal, masticando y comiéndose una botella de cristal porque su loa se lo demanda.

El barón Samedí reina sobre el espíritu de los muertos, cuando posee al ungán se vuelve bromista y utiliza palabras obscenas, es el lua de la sexualidad, se enamora de las mujeres, baila imitando el coito, y siempre fuma mucho.

Los haitianos no tienen miedo de estar en un cementerio por la noche, consideran un honor dormir encima de la tumba de su padre, el vudú es una forma de vida, lo que pasa, pasa por que los espíritus han tenido algo que ver.

El ungán se tumba sobre una lápida, el loa va a abandonar su cuerpo, el trabajo ya está hecho, después no recordará nada de lo sucedido, ¿verdad?, ¿no verdad?, mira, algunas cosas no se ven igual desde la pantalla del ordenador de la casa de uno que vivir la experiencia en directo, s veces la magia se respira,

¡Ah!, me fascina el barón Samedí, bueno, al final con alguien te gusta identificarte,

Patricio

Deja un comentario