RSS

Cuando mas o menos las cosas están bien y empieza a fallar algo es lo que nos pasa, tenemos un bajón, es como si todo se tambalease, como si estuvieses perdido, aquello es como un coche malo, de repente empieza a fallar todo, ya no sabes que mas hacer, y como esto de la vida a veces es como el juego de la oca, tiras los dados y te vas al arcano XII, ¡has caído en El Colgado!, dos veces sin tirar, has perdido dos turnos.

Entonces piensas: ¿dos turnos sin tirar?, pues tampoco me viene mal, como no se que es lo que tengo que hacer, entonces es que estoy colgado, hay cosas que escapan de mis capacidades y de mi entendimiento, no puedo mas que estar en esta posición y esperar a ver que pasa.

Cuando estás colgado hay algo que no debes hacer, tomar decisiones, corres el riesgo de cagarla de una forma importante, normalmente tu autoestima ha descendido un poco y te sientes atado e impotente, si te fijas en el cabello del personaje verás que como disimulado, en color amarillo aparecen un sol y una luna, teniendo en cuenta que ambas son cartas de gran actividad mental, la suma de ambas hace que no pares de darle vueltas a la cabeza, a veces de forma lógica y otras como dice el arcano  La Luna, ¡ala, ahora toca desvariar!.

Si, si, desde luego, eso es así, pero, ¿esto tiene alguna aplicación práctica?, desde luego, como no sabes muy bien cuanto tiempo estarás colgado, lo primero es rezar para que no se rompa la cuerda y te des de cabeza en el suelo, intentar que en tu forma de pensar predomine mas el sol que la luna, no descolgarte antes de lo que debes, pues vas a tener que decidir, porque después del arcano XII, viene el XIII, la muerte de algo, cortar sin compasión, hacer rodar cabezas, y antes de llegar a este duro arcano tienes que estar preparado.

Ah, pero es que en esta posición se está demasiado incómodo, desde luego, lo entiendo, se te aglutina la sangre en la cabeza, se te agarrota todo el cuerpo, tienes los ojos muy abiertos y las manos detrás, como indefenso, como diciendo, mira como estoy, como un saco de boxeador, listo para recibir mas leña, ¡ah, Patricio, que gracioso eres! Eso también te pasa en posición normal, derecha, cuando tienes un bajón.

¡Ostias!, pues no había caído en ello, ¡por dios!, ¡que hijas de puta son las cartas a veces!

Patricio

Deja un comentario