RSS

A veces hablamos de amor y la mayoría de las veces no sabemos explicar muy bien, piensas: “yo quiero a…..”, ¿y eso que quiere decir?, los griegos lo tenían mas claro que nosotros, usaban tres palabras básicas y sabían perfectamente de que estaban habando en cada momento,, Ágape: amor fraternal, amor entre conocidos y amigos o compañeros, Philios: amor familiar, normalmente entre padres /hijos/nietos, y Eros: amor en pareja el cual, por mucho que digan, no abarca solo el terreno sexual, es muchísimo mas amplio, hay algunos autores que añaden un cuarto concepto: Storgé: amor que surge al conocer a alguien, para mi está incluido en el concepto Ágape y facilita la cuestión, no es lo mismo 4 que 3.

Me refiero al  sentido pareja en este escrito, podríamos definir el amor como un sentimiento muy confuso, extraño, fascinante, ilusorio, ¿real?, ¿irreal?, ¡es tan brutal todo lo que surge de este concepto!, sus relaciones, sus complejidades y sus características.

En esta vida unos han tenido mas parejas y otros menos, soy de los de varias, es curioso, no se suele querer de la misma forma a todas las parejas de la misma forma, depende bastante del personaje con quien te relaciones en este momento.

Tuve una relación con El Papa, una especie de amor idealista, o sea, te has enamorado de una enciclopedia, de alguien que lo que mas te atrae es su conocimiento, pero eso puede llegar a ser extremadamente cansino, sobre todo cuando quieres una explicación de dos minutos y te dan una conferencia de dos horas, al final hasta da cierto temor preguntar.

Una relación curiosa fue con La Rueda, algo que llaman amor platónico cuando vas a verla estas ascendiendo, cuando estás con ella estás arriba, y cuando se va ya lo ves en la lámina, como se le queda a uno la cara, unos incluyen el atractivo físico en este concepto, no fue mi caso, teníamos la misma edad, 9 años y solo recuerdo que se apellidaba Romero.

Compartí un periodo muy corto de tiempo con El Colgado, este es el amor a primera vista de no sabes muy bien el que, si hay mucha diferencia cultural malo, después del primer desfogue, a la que quedes tres o cuatro veces en ridículo, y te sientas indefenso, avergonzado, colgado, aquello perderá su gracia.

Al principio me adapté muy bien con La Estrella, el amor romántico, bohemio, bastante satisfactorio para el alma, pero cuando te da un calentón y todo es alma, hay un desequilibrio hasta apagar el fuego.

Quizás mi peor relación fue con El Diablo, el amor obsesivo, eso no es amor, es obsesión por el atractivo físico y el deseo, lo cual solo provoca la necesidad de tener y poseer a la otra persona, es tan adictivo como la heroína, e igual de destructivo, dejas de ser tu para convertirte en vete a saber quien, pero tu no, desde luego.

A final, la cosa queda un poco oscura, confusa, no sabes muy bien lo que quieres, lo que si sabes es lo que no quieres, ¿Quién me atrae?, La Justicia, sin duda, es totalmente diferente y parecida, es como uno de los malvados de X Men, tiene parte del poder de todos, lo cual lo hace extremadamente peligroso y atractivo a la vez, ¡ah!,que no te parece guapa, eso es porque en la imagen la han pillado muy seria, no la has visto sonreír, porque no has descubierto sus ojos, su mirada, tiene los conocimientos del Papa con los que gira La Rueda cuando se siente Colgada, y sabe combinar perfectamente su atractivo de Estrella con El Diablo, ¡ah!, ¡que no se ve!, pero se percibe, colega, se percibe.

Patricio

Deja un comentario