RSS

En teoría a todos nos debería gustar la armonía, vivir tranquilos eso nos acerca a la felicidad, o por lo menos a esos pequeños ratos de felicidad, los cuales sin armonía y tranquilidad son casi imposibles de conseguir

En algún momento de la vida te enamoras, te sientes revitalizado, todo coge otro sentido, te entregas, tienes aciertos y fallos y empiezas aquella relación con ilusión, con ganas, examinas los inconvenientes y si el amor es verdadero asumes cosas que de otra forma no lo harías, pero el amor es una fuerza que te puede llevar a modificar o aceptar cuestiones diversas

Te das totalmente, eso será genial en una situación de reciprocidad, pero ¿y cuando no es así?, cuando la otra persona lo es todo para ti y tu eres el último mono para ella, cuando todo es mas importante que tu, cuando solo se acuerdan de ti en los malos momentos, es aquello de mucho te quiero perrito, pero pan poquito

Cuando pasan los meses y nada cambia, sigues mendigando cariño, amor, comprensión, cuando la soledad te asalta y a la otra persona le importa un pimiento, entonces lo que pasa es que se apodera de ti el desencanto y empieza un alejamiento, y para un alejamiento de verdad necesitas una nueva ilusión

Entonces la otra parte se da cuenta que te está perdiendo, no es capaz de examinar lo que te ha jodido durante mucho tiempo, si no que ve en ti a alguien que abandona sin darse cuenta que ella lo ha hecho mucho antes, poco a poco, desplazándote de los primeros puestos a ser el último mono de la fila

Entonces empiezan los chantajes emocionales, típico de personas que no entienden un no por respuesta, que odian cobrar con la misma moneda que ellos han pagado siempre, se convierten en termitas que van taladrándote la cabeza en busca de lo que despreciaron cuando estaban a tiempo de arreglarlo, pero estaban tan seguros de ti que era impensable esta situación

Empieza el acoso, intentas mantener una conversación educada, pero no puedes, las respuestas son interesadas, ilógicas, mentirosas, hasta que te cansas y disparas con bala, porque el amor dicho con la boca puede ser un falsete, el amor se demuestra colocando a la persona a la que quieres en el lugar adecuado, si no, al final habrá una rebelión de muy difícil reconducción

Patricio

 

 

Deja un comentario