RSS

En los años que estuve psiquiatrizado aprendí algo muy curioso, no se si habrá algún caso más, 10 diagnósticos médicos, 10 diagnósticos diferentes, llegando a la conclusión que si todos fuésemos al psiquiatra, todos saldríamos etiquetados de una u otra forma.

En el tarot hay dos tendencias, poniendo las cartas en fila, de 1 al 21, hay quien coloca al loco en primer lugar y hay quien lo coloca el último, ¿y quien lo hace bien?, cuestión discutible.

Argumentos hay para las dos cuestiones, particularmente creo que va el primero, y solo voy a utilizar uno de los muchos argumentos, para unos. una locura, para mí, toda la lógica.

En un sentido, el tarot, ¿Qué es?, un recorrido por la vida, vivo una vida en que algunos momentos estoy loco perdido y hago las cosas más inverosímiles, metiéndome de paso  alguna vez en algún lío.

Vamos al meollo de la cuestión, la primera obligación que tenemos en esta vida es ser felices, ¿y cuando he sido mas feliz?, cuando estoy loco, porque todo me la suda, voy a mi puta bola, y porque me da la gana, respetando a todo el mundo, menos a los gilipollas, de lo cual, muchas veces me encargo de informarles, `por lo demás me dejo llevar por instintos, pegándome una fiestas importantes  y cagándola de vez en cuando.

Como buen géminis tengo mi otra cara, la responsable, la que se preocupa de sus problemas y de los de los demás, que asiste a las reuniones, que escucha con buena cara toda clase de cuestiones, de tendencia obediente, conformista, con sentamiento de pérdida, responsable y comedido con las cuestiones familiares.

La final me pregunto, a ver colega, ¿tú cuando eres mas feliz?, pues cuando estoy loco, mejor al principio de la tirada que al final, porque si me doy cuenta que es al final igual ya es tarde para disfrutar de ciertas cuestiones, igual entonces me doy cuenta que se me ha pasado el arroz para alguna cuestión.

¿Qué lo quieres seguir poniendo el último de la tirada?, claro, cada uno hace lo que le da la gana, igual estoy yo equivocado, pero lo habré pasado mucho mejor que tú, aunque no te lo creas.

Para Arturo, el rey de la responsabilidad, mi amigo.

Patricio

Deja un comentario