RSS

 

Hay muchas cosas que tenemos que muchas veces no acabamos de valorar por una cuestión, es lo normal, lo malo es cuando eso normal falta, como la sonrisa.

Ah, la sonrisa, ¡cuantas veces he hecho broma al respecto!, solía decir: fácil no es porque hay que hacer tres cosas a la vez, tirar los labios para atrás, levantar las cejas y enseñar un poco los dientes, hasta esto que me hacía tanta gracia al escribirlo me entristece, se me empañan los ojos de lágrimas.

Viene a ser una sensación como cuando lleva muchos días lloviendo, te levantas un día tras otro y el cielo está negro y piensas ¿volveré a ver el sol?, pues esto es parecido, es una sensación de ¿volveré a sonreír?, en el fondo de tu alma sabes que si, porque el sol vuelve a salir, pero ¡ostias!, ¡como tarda a veces!.

Me imagino que la sonrisa la recuperas cuando acabas las lágrimas, porque otras veces hemos pasado por ello y sabemos como es el ciclo, pero mientras los grifos siguen abiertos los labios te niegan una alegría, en lugar de estirarse, tiemblan y te traicionan con un rictus doloroso, porque tu alma está sangrando, y hoy por hoy no tienes ni remedio ni consuelo.

Si lo comparas con el tarot parece El Ermitaño, en pocos días ha envejecido, camina lentamente, buscando con su lámpara hacia el pasado, a ver donde perdió la sonrisa, seguramente estará junto a la alegría.

Mala cosa es cuando se enfrenta la inteligencia con los sentimientos, es como enfrentar a Templanza con El Diablo, nada que ver, tienes un choque de Carros interno, te rebelas contra ti, pasas del Ermitaño al Colgado muy cerquita de La Luna, La Estrella deja de ser el astro para ser la dama arrodillada, no sabes muy bien que giro darle a La Rueda, te gustaría ser Mago para arreglar aquello de otra manera, el Loco para abandonar sin acordarte, pero no, eres como La Justicia, te juzgas sin piedad, te sentencias en un Juicio del que eres inocente y te condenas a encarcelarte en tu Torre sin ver El Sol.

Que hijas de puta que son las cartas a veces ¿verdad?, parece que no tengan sentimientos

Patricio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario