RSS

Alucino con tu cabello enmarañado, descendiendo como arroyos rebeldes, el cual me gusta tocar y jugar con él cuando estás bajo mi ala, tirados, viendo una peli, pero tienes tan mal gusto en recogerte.

Adoro tu sonrisa, lo sabes, pero no me vuelve loco, lo que me vuelve loco es que me sonrías a mí.

Me embelesa cuando te veo dormir, pienso ¡Dios!, ¡que cosa más bella!, es una mezcla de sentimientos, por una parte te cuidaría y por otra te devoraría.

Me fascina la forma que tienes de mirarme, esa primera mirada a tu llegada, sabes besar con los ojos, en ese momento siento que la belleza no mira, solo es mirada.

Añoro tu olor, ese olor que me revoluciona, que hace salir de mí esa parte tan salvaje, esas noches de pasión sin control, rozando la locura.

Te quiero porque ya no se que más hacer contigo, te he añorado, te he buscado, te he odiado, a tí y a tus ausencias, te he insultado, pero siempre, siempre, termino amándote.

Patricio

Deja un comentario