RSS

Digamos, para entendernos, que en las artes ocultas hay dos partes, la clara y la oscura, hay cuestiones comunes entre las dos, pero también hay otras muy diferentes, en la parte clara, la fe es imprescindible, en la parte oscura, en algunas cuestiones no, por ejemplo, para hacer un mal de ojo, con el deseo a veces es suficiente, solo hay que acumular todo tu odio, rencor y envidia para dirigirlo como un puñal a una persona, si la persona es temerosa y está sin protección es posible que surja efecto, claro que estará mas potenciado por la fe, pero no es imprescindible.
El siguiente punto de vista es desde el lado claro.
Comparto plenamente la idea de que las artes ocultas funcionan a través de la voluntad, la cual expresamos con nuestros pensamientos, deseos y actos, pero si eso no va acompañado por la fe, simplemente es agua de borrajas, no sirve, o como mínimo queda en algo muy débil, de alguna manera como si solo hubiese sido una intención.

Ya puedes hacer 40 altares, poner el ellos a la Virgen de las Angustias, a Elegguá, El sello de la Puerta del Sur, los 50 nombres de de Marduk o recitar el Exhorcismo  Zi Dinguir, si no tienes fe en lo que estás haciendo, mejor no perder el tiempo, por un principio básico, el poder está en ti y no en los artilugios, esos tienen otra función, cada uno la suya, como los altares, ¿hay alguna regla?, pues depende, del concepto que tengas de altar, de los maestros que hayas tenido, de su influencia, y de lo que diga tu interior, por si hay alguna duda, tengo dos, uno permanente, dos estanterías con muñecos y accesorios, pues en origen altar solo es lugar elevado y consagrado, y para mi lo está y otro según el momento, pero eso, es otra publicación
En los rituales he visto a unas personas que aquello les ha funcionado a las mil maravillas, otras menos, y otras  nada, ¿Cómo es eso posible, si el acto ha sido el mismo y en común?, la cuestión es si terminamos o no de creernos que tal o cual cosa pueda llegar a suceder de verdad,
Necesitamos creer que “eso” va a pasar, tenemos que visualizarlo, vivirlo, respirarlo, pero creer de verdad, con todo el deseo, la fuerza y la inocencia posible.
Leí un dia una frase que decía: la inocencia es la pureza infantil del alma y no la ignorancia del pensamiento, una frase muy aclaratoria, en eso a veces hay cierta confusión, no es lo mismo ser bueno que ser tonto, y si tienes un tonto cerca, mejor estar apartado, suelen traer problemas que tu no te has buscado.
En el momento que damos preferencia al pensamiento lógico frente al pensamiento mágico, apartamos muestra inocencia, y complicamos la realización de nuestros sueños, simplemente porque nos limitamos,¡ah!, esto solo les puede pasar a los demás, menos a mi, ¡ah! esto no lo puedo cambiar, viene conmigo de nacimiento, ¡ah! yo no valgo para esto, y tantos ¡ah!.
A la que pensamos: ¡esto es imposible!, pues exactamente en eso se convierte.
La palabra fe, viene del latín “fides”, de ahí provienen varias palabras, confidens, fidelis, perfidus, confidere, me quedo con esta última para ilustrar, confianza, fe en alguien, ¿Qué pasa cuando te sientes enfermo y ves aparecer a tu médico de confianza? Ya empiezas a sentirte aliviado, la fe empieza a funcionar, y todavía no has visto nada, ni te ha auscultado, ¿y si de repente te dice: ¡oye! ¡que bien te veo!?, ¿que pasará?, lo sabes muy bien porque ya lo has experimentado, es tu médico, crees en él y dentro de ti ha pasado algo, y…………..¡solo con unas palabras!, si lo piensas bien alucinas
La fe te da poder, el de saber que puedes, cuando hace un minuto, antes de tenerla, te parecía imposible, ¿no es eso magia?, ¡pues si señor!, y mas poderosa que cualquier magia, habida o por haber realizada por humanos, ¿o no?

Patricio

Deja un comentario