RSS

Ya lo dijo Patricio, para cualquier trabajo mágico que vayamos a emprender, son necesarias varias cuestiones. La concentración, la voluntad, el deseo…, y ahora me toca a mí escribir sobre los ingredientes.

Desde el momento en que nos planteamos realizar un trabajo mágico ya estamos imprimiendo en él nuestras energías. Comenzamos a pensar en como montaremos el Altar o Mesa de Trabajo, que objetos colocaremos en él, que ingredientes utilizaremos. El trabajo ha comenzado. El proceso previo tiene tanta importancia como el trabajo en sí. La elección del incienso, el color apropiado de las velas…, y comenzamos con las correspondencias. La Magia se basa en las correspondencias, siempre y cuando demos prioridad a la intuición. Al menos yo lo hago así.

Mi forma de hacer seguro que no es la mejor ni la peor, pero me gustaría comentarla con vosotros.

En todos los trabajos que realizo, mi prioridad son las hierbas. Las hierbas son una parte importante de mi vida. Las utilizo prácticamente para todo. Las bebo en infusión, para baños, las uso colgadas del cuello en saquitos con diferentes fines, las llevo en el bolso, las cuelgo en mi habitación… Así que es fácil entender que les de prioridad en todos los trabajos. Como todos sabemos las hierbas se asocian a deidades concretas, a un planeta, a piedras específicas, a entidades angélicas, a los diferentes Arcanos… Todo son correspondencias, tanto en el Universo (Macrocosmos), como en cada uno de nosotros (Microcosmos). Por lo tanto considero muy importante una correcta elección de las hierbas.

Las mimo mucho. Jamás las conservo en plástico. Considero que todas las herramientas y los ingredientes utilizados en la Magia, deben guardarse en cristal, madera, tejidos naturales, etc.… Es de máxima importancia conservar las hierbas en perfecto estado tanto si las usamos terapéuticamente como ingredientes mágicos.

Cuando he decidido las plantas que voy a utilizar, las coloco por separado en cuencos de barro y realizo un pequeño ritual. Enciendo el carbón y quemo romero, una de mis plantas preferidas, Una vela blanca ungida en aceite esencial de cedro, que para mí tiene un sentido especial, con el propósito escrito sobre ella. Enciendo la vela. Me relajo y pienso durante un rato lo que quiero conseguir con esas hierbas. Valoro las consecuencias, no quiero que nada de lo que haga pueda interferir en la vida de otro. Cuando me siento en un estado óptimo para encantarlas, coloco el primer cuenco sobre el Pentáculo y meto las puntas de los dedos entre las hierbas. Intento sentir su energía, intento hacerme una con ellas, les canto, si, habéis leído bien, les canto, aunque procuro hacer rimas me da igual si no salen. Suelo improvisar estos cantos, aunque a veces los he preparado previamente, todo depende del tiempo que haya tenido para ello. Cuenco a cuenco voy haciendo lo mismo con cada uno. Cuando he terminado con todos, esto me lleva un rato, mezclo todas las hierbas, en el caso de que el trabajo a realizar requiera una mezcla, en un cuenco más grande. Lo coloco sobre el Pentáculo ya todas mezcladas y vuelvo a meter los dedos. Repito el proceso, esta vez dirigiéndome a todas ellas a la vez. Cuando siento que he terminado me quedo un rato sentada en el mismo sitio meditando durante unos minutos. Una vez he terminado, cubro el cuenco con una tela blanca y me olvido de él hasta el momento en que lo necesite para el trabajo planeado.

Esta es mi forma de hacer con las hierbas.

Como estamos pensando realizar a Ezequiel, hemos pensado que puede que a alguien le venga bien ver como otros amigos preparan sus hierbas.

El cuerpo humano, formado por diferentes aparatos y sistemas, funciona como un todo interrelacionado. Hagamos del cuerpo mágico de Ezequiel lo mismo. Rellenaremos las diferentes partes de su cuerpo con diferentes hierbas. Tendrá su propio corazón, y creo que es importante el trabajo previo de las hierbas que van a hacer la función de órganos y le van a dar la vida y el poder de ser nuestro protector. Ezequiel será efectivo en la medida en que nosotros realicemos el trabajo correctamente

Creo que es una experiencia maravillosa el que hagamos este trabajo, aunque cada uno en su casa, bajo la misma luna. Puede ser muy enriquecedor y didáctico, a la vez que divertido. Así que espero que seamos muchos los que nos unamos a este evento.

Morrigan Mort.

4 thoughts on “CONFECCIONANDO UN MUÑECO: EL PODER DE LAS HIERBAS”

Deja un comentario