RSS

 

Estamos viendo algunas cuestiones del tarot en su estructura interna, como decíamos ayer, profundizando un poco, teniendo en cuenta que el tarot es una unidad en si mismo, no la suma de unos arcanos por separado, con lo cual, por fuerza, tiene que haber unas coincidencias entre los arcanos, es como si de alguna manera, unas fuesen encajando con otras.

Si examinamos la carta La Rueda de la Fortuna, vemos una rueda con unos “animales” en diferente posición, si sigo mirando el arcano me da la impresión como si la Rueda estuviese encallada en un mar en movimiento, lo cual me lleva a una conclusión, las épocas en las que estoy encallado, todo se mueve como siempre, sea cual sea la tragedia o el encallamiento del momento, es igual, todo sigue al mismo ritmo a pesar de mis o tus penurias, es normal, el resto de las personas siguen a su ritmo, lo mismo que cuando se muere alguien, la vida sigue.

También me fijo que La Rueda tiene una manivela, seguramente será para darle alguna vuelta, eso me recuerda a mi amigo Jacinto, es fontanero, y alguna vez, cuando me comenta su oficio, lo hace de la siguiente manera: “muchas veces es ir probando, media vuelta, un cuarto de vuelta, otro cuarto de vuelta, hasta que le coges el punto exacto”.

Si examino las cartas del tarot me doy cuenta que solo hay una carta en el mazo que concuerda la mano de un arcano con la manivela de La Rueda, El Diablo, tal y como muestro en la imagen, ¿y El Diablo que es?, diversas cuestiones, entre ellas, placer, dinero, potencia, y osadía para lo que haga falta,  y naturalmente otros significados mas oscuros y otros mas diversos, pero voy a centrarme en estos cuatro puntos.

¿Quién no ha tenido una depresión?, afortunado es, no sabe lo horroroso que es pasar por ello, hablo por experiencia, ¿Y por que viene una depresión?, a cada uno por motivos diferentes, pero con algo en común: acumulación de circunstancias, ¿podríamos poner el ejemplo de alguien que ha perdido su trabajo, con ello también su autoestima, que no es capaz de encontrar placer a nada, se siente impotente y se ha acobardado delante de un vendaval de circunstancias?, si, claro, en ese caso podría estar representado por uno de los diablillos que están atados por el cuello, ¿y el personaje principal?, ¿Qué hace?, subido en el pedestal de la autoestima, con la libertad que le dan sus alas, mostrando los genitales con pleno descaro, ¡fuera vergüenzas!, sacando la lengua a los problemas y a los miedos e iluminando con su antorcha una forma diferente de ver las cosas.

¿Qué pasa cuando nos falta la carta El Diablo?, no nos divertimos, no disfrutamos, nos sentimos impotentes, nos acobardamos, no sabemos transmitir porque estamos bloqueados, y nos sentimos incapaces de girar La Rueda.

Deja también actuar a este arcano, quizás no sea el mas responsable del mazo, ¡a la mierda tanta responsabilidad! pero tiene una virtud muy importante, con él, no te mueres de aburrimiento, porque este tipo de muerte, es de las malas, de larga agonía.

Patricio

 

Deja un comentario