RSS

Lunes, 13h, salida del instituto, entre todo tipo de fauna juvenil,  vemos a la alocada Sylvya dirigiéndose hacia su reflexiva y equilibrada amiga Rosa.

¡Rosa!, ¡Rosa!, ¿Qué pasa Sylvya?, ¿Dónde vas tan deprisa y  tan sofocada?, ¡tengo que hablar contigo!, ¡me ha pasado algo extraordinario!, ¡me he enamorado!.

A ver, tranquilízate, cuenta, cuenta, ¡quien es el afortunado?

¡Patricio!

¿Patricio?, ¿Al que le llaman el colgado?, ¿el hermano de José?, si chica, el mismo, ¿Cómo lo ves?

¡Ay, chica!, no se que decirte, a veces esto del amor es muy raro, yo iría con cuidado, la gente habla mucho de él, dicen que tiene muchos secretos, aunque yo que lo conozco bastante bien te dire…., mejor no te digo nada, a ver si por decir lo que pienso voy a perder una amistad.

¡No!, ¡¡¡Rosa!!!, ¡por favor!, somos amigas desde siempre, ningún hombre se inmiscuirá en nuestra amistad, dime como lo ves.

Bueno, un poco colgado si que lo veo, en cambio José es mas apuesto, mas serio, mas responsable, viste mucho mejor, vive en un piso de 120 m2, estudia y trabaja, tiene más los pies en el suelo, este está la mitad del tiempo fantaseando, esas hierbas verdes que fuma no puede ser nada bueno, en cuanto a la cama no lo veo un personaje demasiado movido, la verdad.

Pues mira, yo lo veo desde otro punto de vista, el fin de semana pasado salí con José, un rollo chica, cuando esperaba que me dijese algo lujurioso o con segundas intenciones todavía estaba explicándome que el inglés era algo fácil, y ejemplo tras ejemplo no se cansaba, y seguía, y seguía, y cuando me dice, ¿sabes que es una cosa larga que se mete en la boca?, suelta una carcajada y dice, ¡no es lo que piensas!, ¡es un fartón!

En cambio este tiene su cosa, su encanto, míralo bien, esa pinta de poeta arruinado vistiendo ropa de mercadillo, donde vive, eso que llamas buhardilla lo veo más como un nido de amor, eso verde que fuma lo pone muy gracioso, en cuanto a los juegos de cama, esas terminaciones de esas cuerdas me recuerdan a los símbolos masculino y femenino, unidos por el pie, con lo cual igual nos sale fetichista, y esa luna y ese sol que tiene entre los cabellos me indica que con esas manos que tiene escondidas trama algo muy placentero, por que me mira y sonríe de una forma muy misterios.

No se, probaré este fin de semana y el lunes te explico.

Mira, Sylvya, no te hagas grandes ilusiones, no te vayas a llevar un fracaso, tu prueba, porque igual yo me equivoco, pero no suelo hacerlo demasiado, tengo buen ojo para estas cosas.

Hasta la semana que viene Rosa

Hasta la semana que viene Sylvya

Patricio

Deja un comentario