RSS

Barcelona, 1674

 

La calle Talleres está conmocionada, es la calle donde están instalados los carniceros, Matías se ha suicidado, el cuarto carnicero que se suicida en tres meses, y todos por la misma causa, una cosa es matar y descuartizar a una vaca y otra a una persona.

Desde que murió Anselmo, el viejo verdugo, la plaza ha quedado desierta, no hay voluntarios, nadie quiere ser odiado por el resto del pueblo, con lo cual por orden del representante del rey la tarea ha caído en el gremio de los carniceros, ya que descuartizan animales, que descuarticen delincuentes, así parece que opinan las autoridades.

Me llamo Patricio, tengo 14 años, hace cuatro meses he conseguido entrar de aprendiz en el gremio de la mano de mi tío José, no puedo evitar temblores por las noches, se repite la misma pesadilla un día y otro, cierro los ojos, llaman a la puerta, me despierto sobresaltado, dos guardias están en mi puerta ¡Patricio!, ¡acompáñanos!, tienes algo que hacer, les sigo, entramos en la fortaleza, entramos en una alcoba, y ahí delante están los harapos y el hacha del verdugo.

Los soldados me miran y se ríen, hacen todo tipo de bromas, ¡venga chico!, parece que nunca hayas descuartizado una ternera, pues lo mismo, todos se ríen, mostrando sus bocas desdentadas y su aliento a vino, el desgraciado entra en la estancia, me dice, ¡se compasivo!, ¡dame una muerte rápida!, entonces me despierto angustiado y agitado

Por que no le habrán dado el mandato al gremio de los cordeleros?, total, son la ralea de la sociedad, aparte, hacen las cuerdas para los ahorcamientos, pues ya puestos, ¿Qué mas les da?, la paga no es mala y ya sabemos todos como son esta gente, moros acogidos al cristianismo para evitar ser expulsados, a ellos no les importa matar cristianos.

Es lunes ya, son las 5 de la madrugada, llego a la carnicería, José está sentado, serio, callado, abatido, me mira, esa mirada, no hacen falta palabras, sé perfectamente que ha pasado, el gremio le ha ordenado una ejecución y yo tendré que hacer de ayudante.

Patricio

 

Deja un comentario