RSS

En un curso de tarot que realicé hace unos dos años, uno de los días, enfoqué un tema, no de lo que se ve en las cartas, si no de lo que no se ve, lo que falta, ese día, a esa lección la llamé: VAMOS A INTUIR.

El tema era de intuir lo que no se veía en la carta, y la pregunta ¿de qué color es la ropa interior de la emperatriz?, hubieron opiniones para todos los gustos, yo tengo mi opinión, que es tan respetable como la tuya, es un ejercicio de intuición, porque en las cartas muchas veces es tan importante lo que se ve como lo que falta, y en eso muchas veces no nos fijamos, el asunto es curioso y divertido.

Muchas veces tienes que mirar el tarot de forma abstracta para buscar una segunda y una tercera lectura a las cartas, porque hay muchas cosas que están, pero no se ven, por lo menos a primera vista, pero su subconsciente si que las ve, perfectamente, por eso tienes sensaciones cuando las ves, porque no las ves, pero las percibes.

Si miro la carta La Emperatriz la veo embarazada, pero no porque me lo imagine, sino porque lo veo en la carta tal como está, en su barriga, en la forma que tiene las piernas, y si me pregunto ¿porque está embarazada? solo tengo que mirar la carta 1 y la carta 2 para saberlo, entre el “arbolito” que tiene el Mago entre sus piernas y el falo que atraviesa de hombro a hombro a la Sacerdotisa la respuesta está clara.-

Así como me imagino al Emperador gobernando en tiempo de paz, (porque no lleva espada), resalto la importancia de las máscaras del príncipe de El Carro, porque no lleva otro tipo de arma, y eso que es un carro de guerra, pienso en lo que hacían los personajes de la carta El Juicio antes que apareciese el ángel con la trompeta, intuyo a la Sacerdotisa usando ropa interior blanca la Emperatriz me imagino que no lleva, pero eso solo me lo imagino yo, ¿tu que opinas?, ¿de que color son las bragas de La Emperatriz?

Estoy con catarro, no creo que conteste comentarios, vuelvo a la cama, pero estaré esta noche en el Psikiátrico con el grupo de magia.

Patricio

 

 

 

Deja un comentario