RSS

Año 60 DC.

 

Prasutocus, rey de los Icenos ha muerto, tanto Icenos como Trinovantes, importantes tribus britanas tienen un tratado de alianza con Roma, con lo cual conservan sus reyes y protección de Roma a cambio de unos tributos impuestos para la manutención de los invasores.

La legal sucesora de los Icenos según su testamento es su mujer, Boudica, y sus dos hijas princesas, el gobernador romano se toma a risa que una mujer pueda ser reina, con lo cual entra en sus tierras con violencia apoderándose de lo que quieren, Boudica intenta impedirles el paso enfrentándose a ellos, con lo cual es reducida y flagelada, al acabar el prefecto ordena que sus dos hijas sean violadas, para escarmiento del pueblo, pues si dos princesas han sido violadas, con los demás harán lo que quieran a la menor oposición.

Los romanos marchan convencidos que la lección la sido aprendida, ignoraban que Boudica, desde su más tierna infancia había aprendido a luchar y a matar, el pueblo estaba furioso, su reina y princesas habían sido ultrajadas, pero en lugar de una dama a consolar, encontraron lo que describió el historiador romano Dión Casio: Una mujer muy alta de estatura, de pelo rojo, apariencia terrorífica, tenia un brillo salvaje en su mirada, y con su voz áspera gritó ¡¡Venganza!!

Un objetivo tenía en mente Calumodiun, esa vomitiva ciudad en que se habían aposentado romanos acaudalados para hacer una ciudad modelo para civilizar a los britanos, con su odiado Templo a Claudio, representación de la podredumbre y dominación romanas.

Había reunido 50.000 almas, todas armadas, sedientas de sangre, se les unieron 70.000 trinovantes, demasiados años oprimidos, Boudica se adelantó antes de la batalla y los arengó.

¡¡Diosa celta de la guerra!!, Andrasté

Yo os invoco de mujer a mujer, concédeme mi venganza.

Os suplico, os pido victoria, contra estos hombres insolentes, injustos, insaciables e impíos.

Y a vosotros, guerreros, no temáis a los romanos, no son superiores a nosotros ni en número ni en valor.

El ataque fue rápido e inesperado, sus habitantes o murieron o fueron vendidos como esclavos, tal y como les habían enseñado a hacer los romanos, y la próspera ciudad reducida a escombros,

Una idea bullía en la mente de Boudica, la expulsión o el exterminio de cualquier vestigio romano en Britania, había conquistado y destruido Columodim, principal asentamiento de romanos privilegiados, ahora su vista se ponía en otro lugar, Londinim, pero eso ya es otro capítulo de esta historia.

Patricio

 

 

 

Deja un comentario