RSS

Ahora es muy normal esto de bloquear a alguien, no te interesa por lo que sea, lo bloqueas y andando, si tuviese que elegir una carta que coincidiera con el concepto “bloqueado” sería El Colgado, atado, indefenso, esperando a ver como vienen los acontecimientos, pero incapaz de tomar decisiones, algo lo tiene abstraído, conmocionado, en otro sentido, bloqueado.

Hace ya una eternidad, cuando alguien te decepcionaba por algún motivo, dejabas de hablarle y ya está, ahora no, no solo eso, si no que lo bloqueas, ¡para que te enteres!, ‘cabronazo!, y con este cuidadito ¡eh!, que fulanita lo tiene bloqueado y seguro que tiene sus razones, por que de fulanita me fío, y resulta que a la fulanita no la ha visto en su vida.

Entonces entra en juego La Torre, ¡ostias!, ¡que decepción!, ¡que disgusto!, ¿y que esperabas?, ¿de que conocías tú a esa persona?, ¿qué pasa?, ¿que no aprendemos?, porque no solo la has cagado tú, no, yo también y de forma estrepitosa y no solo una vez, pero de los errores se aprende…… a veces.

También hay dos tipos de bloqueos, los temporales y los definitivos, los temporales me hacen mucha gracia, ahora te bloqueo, ahora te desbloqueo, como cuando éramos pequeños e íbamos al cole, ahora te ajunto, ahora ya no te ajunto, ah y ahora te vuelvo a ajuntar, ¿cómico o trágico?, no se, a veces me lío con estos conceptos aunque también se podría definir como una tragicomedia.

Si te han bloqueado no te hagas mala sangre, a mi también, por motivos de lo mas variado, y expulsado de otras páginas, no podemos ser del agrado de todo el mundo, al principio puede molestar o doler, después simplemente te resbala, porque en el fondo hay muchas cuestiones que solo tienen la importancia que tú le quieras dar.

Patricio

 

Deja un comentario