RSS

Arrepentimiento, esa es una palabra que hemos oído muchas veces, mayormente relacionada con temas religiosos, pero no es al único tema al que se refiere, y no tiene nada que ver en absoluto con mortificación, auto acusaciones o remordimientos, quien crea esto, lamentablemente está equivocado, y quien lo predica es un falso maestro sin conocimiento.

La palabra original es “metanoia” = ir por un camino, darte cuenta que el camino no es el correcto y corregirlo, o sea, cambiar el rumbo, empezar un nuevo camino, dejando atrás lo que no vale,  pudiendo por lo tanto adecuarse a infinidad de cosas de la vida.

No habla necesariamente de algo malvado, o a lo que la gente denomina como malvado, no, pueden ser perfectamente caminos en los que estemos encallados, que no nos lleven a ninguna parte, en definitiva que no nos haga felices, que no aporten nada, que nos tenga aborregados, sin disfrutar, sin vivir.

¿Cuándo llega el momento? Cuando te das cuenta de que todavía es tiempo de cambiar por el camino que vas, es como que te llega un sentimiento, una música, tu cabeza silva, pero no acudirás en caso que no sepas que un loco al que llaman flautista te llama para que te unas, pero si escuchas con atención la melodía vendrá al fin a ti.

Un loco, un mago, una sacerdotisa, más gente, te van diciendo cosas, mensajes, muchas veces parece que se pongan de acuerdo en uno: todavía es tiempo de cambiar el camino por el que vas, recorramos la senda juntos y nuestra sombra será más alta que nuestra alma.

Y si tomas la palabra arrepentimiento como algo que deberías haber hecho o no, ahí va el consejo sabido: Si tienes que arrepentirte de algo que sea de lo que has hecho, jamás de lo que podías haber hecho y no hiciste.

Vuelvo a mi vieja reflexión, cuando te mueres pueden pasar tres cosas, de alguna manera hay cielo/infierno, de alguna manera reencarnación o de alguna manera aquí se acaba el carbón, por si acaso al final es esta última, mejor escoger el camino que nos haga felices.

Normalmente, lo que de verdad nos gustaría es un poco transgresor, ¿no te ríes acaso de las gamberradas hechas de pequeñ@? Ah ¿y no te gustaría romper de vez en cuando las normas?, pues mira, yo lo hago y muchas veces pienso: si alguna vez tengo que arrepentirme de algo ya lo haré en su hora, pero ahora vivo el momento, el presente, eso perdurará en mi memoria para siempre, ¿y si al resto del planeta no le gusta?, pues lo siento, no coincidimos en gustos y los veré como manada condicionada a prejuicios, ¿quieres ser manada o por una vez sentirte libre?, prepara algo, lo que sea, transgrede un poco las normas y si después te da la gana y te apetece, arrepiéntete.

Patricio

 

Deja un comentario