RSS

Dentro de las palabras que inventa Sylvya esta me ha hecho mucha gracia y me parece tan útil como ilustrativa

Apsikante es aquella persona que nos taladra el coco sin compasión, en el momento más inoportuno, con sus poquísimas luces y peor comprensión.

Lo ves, empieza un proceso, te quedas como paralizado, rezando al cielo, ¡que no me vea, por dios, que no me vea!, demasiado tarde, las miradas se han cruzado y se te agotan las vías de escape, en el fondo solo te quedan dos, aguantar como un jabato la rallada que te va a meter, o enviarlo a la puta mierda solo verlo, recordando el dicho, mas vale ponerse una vez colorado que mil amarillo.

Estas pirañas mentales, ávidas de confundir en tus ideas y hacerte ver las cosas al revés con el rollo de tienes que enfocarlo de diferente prisma, te abrasan la cabeza con una llama de pesadez incandescente,al final el prisma que vale es el de ellos, y como prestes mucha atención sales de allí confundido y recuperar la normalidad y la sonrisa puede costar un poco mas que si no te hubieses encontrado con el personaje en cuestión.

Algunos los llaman gente tóxica, otros pesadísimos elevados al cubo, parece que te hayan raptado, que no puedas escapar, tu intentas cortar la conversación, pero no hay por donde meter una cuña, y si consigues decir algo parecido a “tengo que irme”, a cambio recibes, un momentito solo que acabo, y aquel momentito dura, y dura.

Al final recuperas la libertad, y un silencio reparador vuelve a tu mente, no sabes muy bien que te pasa, solo que estás agotad@ y negativ@, cuando hace un rato estabas lo mas de content@-

Básicamente hay tres tipos de carbón, el carbón natural, la hulla y la antracita, la antracita tiene una peculiaridad, cuesta mucho de encender, pero cuando se enciende aquello no hay quien lo apague, tan difícil de apagar como que se callen y te dejen tranquil@ esta banda de apsikantes, que solo traen desgracias, enfermedades, mal rollo y veneno envuelto para regalo.

¿A comer el coco? A tu puta madre, y en cinco segundos has arreglado el tema, por lo menos por una temporada, porque a la corta o a la larga vuelven a atacar.

¿Qué carta elijo para este desarrollo?, La Fuerza, el personaje abriéndote la boca para que te tragues tanto sus palabras como sus ideas, esperemos que con un rugido sea suficiente y no tengamos que recurrir al zarpazo.

Patricio

Deja un comentario