RSS

Cojamos la transición 14/15/16 para aplicarla a situaciones normales de la vida, esta exposición es solo una posibilidad entre cientos de ellas, pero no por ello menos lógica.

TEMPLANZA

Hay un momento en la vida que te ves metido en un círculo de responsabilidades y compromisos normales en la vida, en los cuales eres Templanza, mirar por los demás, adaptarse o someterse para que todo vaya bien, para que todos estén contentos, negándote a ti mismo una serie de cuestiones por la felicidad ajena, los demás son lo importante y de alguna manera has pasado a segundo plano en orden de prioridades, es como si interiormente hubiese un sufrimiento y una opresión de la que nadie se da cuenta, porque aparentemente no pasa nada, todo va bien, en los demás, claro, por tu esfuerzo, pero ¿y dentro de ti?

EL DIABLO

De repente, un buen día, sin saber por que te levantas diferente y te pones a pensar, cuando eras tú, cuando hacías lo que te daba la gana sin tener que escuchar ningún reproche de nadie, cuando disfrutabas de la vida con plenitud, cuando no habían malas caras, ni malas miradas, cuando ves que tu interior está triste cuando antes estaba contento, ¿Cómo es posible?, si soy Templanza, si, pero Templanza para los demás, a costa de un sacrificio muchas veces desproporcionado, porque tu naturaleza no es ser Templanza, a veces parece que nos fusionemos con La Estrella con lo que resultaría Templanza arrodillada, y El Diablo me dice ¿Estás tarado colega? esto de la vida es un juego cuya meta es ser feliz, ¿y tal como estás, en el pellejo de Templanza estás feliz?, ¿y si sigues así, de aquí a 10 años estarás igual, mejor, peor?, no se, pero aquí abajo hay un par de atados que pensaron en su momento que las cosas mejoran con el tiempo solitas, ¿atados por donde?, por el cuello, estos ya no se libran, igual deberías plantearte algo antes que sea demasiado tarde.

LA TORRE

Hasta aquí solo han sido planteamientos, ahora viene la hora de la acción, ¡a tomar por el culo!, cojo a estos dos guardias, si. a Sufrimiento y Opresión y los despeño para que se espachurren, cojo fuerza de donde sea para abrir el tejado y que corra el aire, esas ventanas en forma de las tablas de la ley me tienen hasta los huevos, tanta normativa ajena me consume como carcoma en los huesos y en el alma.
Después vendría La Estrella que refleja la decisión tomada, o bien eres el astro que brilla libre en el cielo o la dama arrodillada, como siempre.

Patricio

Deja un comentario