RSS

La Ruda graveolens, es de la familia de rutáceas y crece en zonas mediterráneas aunque también se da en Asia, es una de las plantas sagradas.
Para mí, hay tres plantas mágicas por excelencia, la mandrágora, la siempreviva y la ruda, de hecho, en mis rituales uso conos de incienso de ruda, comprada en lugares de confianza porque hasta la fecha de mandrágora y de siempreviva, no he encontrado.
Es de sabor amargo, la iglesia la asociaba con la amargura del arrepentimiento, es mencionada en la Biblia y en magia es utilizada desde siempre en varios tipos de pócimas, hay que tener mucho cuidado al manipularla pues es tóxica.
Como curiosidad mencionaré que era cultivada en monasterios por sus cualidades antiafrodisiacas, entre otras cosas disminuye el esperma, y hay que recordar que los monjes eran auténticos expertos en plantas, también era utilizada en cocina, para darle al plato un punto picante/amargo
La ruda en sí, es protectora, crea un campo positivo a quien la tiene, protege contra los malos espíritus, contra el mal de ojo y contra los malos rollos y favorece la suerte, los cuidados que debes darles son cuidados normales, le gusta el sol, y cuando veas que la planta empieza a marchitarse es porque está realizando su efecto, no intentes salvarla, déjala a ver que tal va y simplemente cámbiala por otra nueva.
Hay un dicho popular que dice: Si la mujer supiera las virtudes de la ruda, iría a buscarla a la luna, y los dichos siempre contienen algo de verdad, por lo menos eso dicen.
Cada planta tiene una historia, una leyenda, dicen que la ruda tiene que ser robada para conseguir su máximo efecto, yo creo que es una de sus gracias, bueno, un esqueje, no toda la planta, claro, hay que ser comedido, si me robas un esqueje de la mía no te diré nada, incluso te invitaré a hacerlo
Patricio

 

Deja un comentario